Si soy padre o madre

La familia es el principal agente socializador. Nuestros hijos  evolucionan y a partir de los 14 años buscan su identidad adulta, los amigos y el grupo se configuran como  muy importantes y sobre todo empiezan a “Pensar por si mismos”, procesos clave en su maduración y que les permitirán a los 18 años incorporarse a la vida adulta siendo socialmente competentes .

Todos tenemos y debemos de apoyarlos es esta maduración y aunque no nos lo digan , las opiniones de su padre y madre en la configuración de sus actitudes ante la vida son muy importantes.

Ciertamente vivimos unos cambios sociales que, en especial, afectan a los procesos de convivencia y de comunicación en el núcleo familiar. La aparición de las nuevas tecnologías, algo normal para nuestros hijos, verdaderos nativos digitales, nos asustan a los que hacemos esfuerzos por entenderlos, a nosotros padres y madres inmigrantes  digitales. Pero NO NOS ASUSTEMOS, las nuevas redes sociales desde el modelo 2.0 nos brindan nuevas y atractivas posibilidades de educar y comunicar dentro del núcleo familiar con nuestros hijos e hijas a partir de los 14 años.

Este proyecto intenta apoyar estos procesos y por ello el material esta diseñado y planificado no solo para dinamizarlo entre ellos, ente iguales en sus comunidades, sino para que pueda ser reflexionado y trabajado en su centro escolar, en el aula , en los espacios de ocio y tiempo libre y sobre todo en la familia.

¿Cómo pueden participar?

  • En primer lugar hable de  este proyecto a su hijo/a  a partir de 14 años y anímele a que se agregue  desde sus redes a Piensa por ti .
  • Agréguense a Piensa por ti desde facebook o Tuenti. Si nunca lo ha hecho o no dispone de página,  ¡Animo!, es un buen momento para empezar, pídale a su hijo/a que le ayude a configurar su espacio y vaya descubriendo sus posibilidades positivas. Recibirá los contenidos que se dinamizan en el resto de redes de sus hijos y amigos y desde ellas podrá participar, opinar, reflexionar o compartir lo que desee con sus hijos y con  otras familias.
  • Hoy y a pesar de lo que muchos digan que los adolescentes NO quieren y NO necesitan a su familia. Siéntense con su hijo/a y reflexionen  juntos sobre el material que en el proyecto se dinamiza.